Inteligencia artificial

Estos apuntes están basados en el libro 21 Lecciones para el siglo XXI, de Yuval Noah Harari.

  • EL MODELO LIBERAL ESTÁ EN CRISIS Y ESTAMOS A LAS PUERTAS DE UNA  REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA SIN PRECEDENTES.

Durante el siglo XX había tres relatos grandiosos que explicaban cómo debería funcionar el mundo: el  fascista, el comunista y el liberal.

La Segunda Guerra Mundial acabó con el relato fascista. Posteriormente, en los años 90. los cambios en la antigua Unión Soviética y la caída del muro de Berlín hundieron también el relato comunista y sólo quedó el liberal (capitalista) que ensalza los valores del libre mercado, la globalización y la “libertad” del individuo y que, se supone, debería conducir a beneficios económicos y bienestar social para todos. Y esa receta liberal sería válida también para los países más pobres del planeta que, a la larga, podrían llegar a convertirse en naciones prósperas como Suiza o Finlandia, si abandonan ciertas políticas de corte más intervencionista.

Con el tiempo, la realidad no ha apoyado estas optimistas predicciones: sigue habiendo mucha desigualdad y pobreza. Y la crisis financiera global del 2008 hizo que esa panacea liberal desilusionara cada vez a más gente. Algunos han llegado a la conclusión, incluso, de que la liberación y la globalización propugnadas por el modelo liberal son una enorme estafa que da poder a una élite minoritaria a costa de las masas.

El resultado es que actualmente no tenemos ningún “relato” (modelo o teoría socio-política) fuerte que nos sostenga, en el que la gente pueda creer realmente, en que la gente pueda esperar una mejora de su situación vital. En otras palabras, no sabemos hacia donde nos dirigimos.

Para complicar aún más las cosas, se espera en los próximos años, una revolución tecnológica sin precedentes que podría trastocar todo nuestro sistema de vida. No sabemos todavía en qué sentido (bueno o malo) nos podría afectar todo esto, pero como afirma Yuval Noah Harari, “los seres humanos siempre hemos sido mejores a la hora de inventar herramientas que a la hora de utilizarlas sabiamente”.

  • INTELIGENCIA ARTIFICIAL (IA)

La revolución tecnológica que nos espera podría empujar a miles de millones de trabajadores fuera del mercado de trabajo. La Inteligencia Artificial (IA) podría superar a los seres humanos y crear una nueva clase social inútil e irrelevante (trabajadores sin un alto nivel de especialización o no capaces psicológicamente de adaptarse a los cambios).

Pero también podría ofrecer significativas mejoras sociales que podrían redundar en beneficio de toda la humanidad.

Por ejemplo, mejorar la asistencia sanitaria. Así un médico IA (robot con inteligencia artificial) podría:    1) reunir, y actualizar fácilmente, todos los datos tanto de cada paciente como de todos los tratamientos posibles hasta la fecha en el mundo entero      2) cometer muchos menos errores que un médico de carne y hueso    3) atender a pacientes que viven en pueblos remotos (online), etc.

Otro ejemplo: en el campo de la conducción se calcula que se reducirían un 90 % los accidentes de coche con vehículos autopilotados.

Y a la larga, podrían existir herramientas de IA todavía más sofisticadas que llegaran a conocernos mejor, incluso, de lo que nos conocemos nosotros mismos, y ayudarnos en la vida cotidiana no sólo en aspectos prácticos sino también emocionalmente. Por ejemplo, en momento de tristeza, el “robot” podría ponernos justamente aquella canción que en nuestro subconsciente nos trae recuerdos felices del pasado y nos reconforta. O podríamos tener psicólogos IA que superaran ampliamente a los psicólogos humanos.

Y no sólo eso, sino que la IA podría de igual manera llegar a tomar por nosotros las decisiones más importantes de nuestras vidas (qué estudiar, dónde trabajar, con quien casarnos, etc.) mucho mejor que nosotros mismos: con mucha más información disponible de la que manejamos nosotros, incluidos rasgos de personalidad, puntos fuertes y débiles, etc. y de manera más objetiva.

Se equivocaría, a veces, está claro. Pero, aún así seguramente lo haría mucho mejor que los humanos porque la mayoría de nosotros no nos conocemos demasiado, afirma Yuval Noah, y cometemos muchos errores en las decisiones más importantes de nuestras vidas.

Podemos objetar que ninguna máquina podrá superar jamás la complejidad de la mente humana; no podrá llegar a tener la misma creatividad, etc. Y puede que sea cierto, pero también puede serlo que esto depende del grado de sofisticación de la “máquina” que seamos capaces de construir.

De alguna manera, la IA en su mejor versión vendría a ser como la suma de conocimientos y experiencias que constituyen el acervo de toda la humanidad. Como si juntáramos todos los cerebros en uno solo, como si se acumuláramos todo el saber de todos los tiempos en una única “fuente”.

El peligro radica, continua Yuval Noah, en que los beneficios de estos avances fueran acaparados por una élite de poderosos, que los utilizara para aumentar aún más las brechas de la desigualdad, promover guerras, recortar las libertades, etc. Gobiernos autoritarios podrían obtener el control absoluto sobre sus ciudadanos, y la oposición contra estos regímenes seria en este caso prácticamente imposible (si las máquinas les obedecieran ciegamente, como se supone que harían si estuvieran programadas para ello). Y si las mejoras pudieran ser también biológicas (mejora de la salud, aumento de la inteligencia, de la esperanza de vida, etc.) nos podríamos encontrar con una división de la humanidad entre superhumanos (aislados tal vez en sus fortalezas) y una subclase de hombres y mujeres inferiores.

Lo comentado en esta entrada es tan sólo una muestra de lo que ofrece el libro de Yuval Noah Harari: ideas y predicciones que seducen y aterrorizan a partes iguales.

  • REFLEXIÓN PERSONAL

Fácil es llegar a la conclusión de que todo esto podría convertirse en una utopía o degenerar en una distopía. Y dada la enorme capacidad destructiva de la que ha hecho gala el ser humano a través de los tiempos (uso de la tecnología para crear armas cada vez más mortíferas y para contaminar más el planeta, etc.) es prudente no ser demasiado optimistas.

Por un lado, pienso que:

  • Estos avances, sin duda, nos podrían hacer la vida mucho más cómoda y agradable. Y podrían repercutir asimismo en una mejor salud física y emocional, aliviar muchos sufrimientos provocados por enfermedades, catástrofes naturales, desigualdad, etc. En pocas palabras: sabiamente utilizada la IA podrían llevarnos a una mejora espectacular de nuestras condiciones de vida.

Pero por otro lado, también creo que:

  • Un uso inadecuado de esa tecnología, podría acelerar la destrucción del planeta y/o de la especie humana.
  • En manos de una élite poderosa podría, como opina Yuval Noah, llevar a una división de la humanidad en una clase de superhombres/supermujeres genéticamente superiores (y con el control total de la IA para dominar al resto de la sociedad) y una subclase de individuos inferiores que no podrían jamás derrotar a sus “amos” (como mucho cometer actos de sabotaje, quizás). Un poco como lo que ya está sucediendo pero a una escala infinitamente mayor.
  • Al confiar y delegar cada vez más en las máquinas para todo tipo de tareas, toma de decisiones, etc. iríamos perdiendo nuestras habilidades personales. Y cuando se estropeara la IA (o fallara por algún motivo), nos quedaríamos totalmente desvalidos y frustrados (tal como nos ocurre ya, en cierta manera, cuando nos fallan algunas aplicaciones o artilugios a los que nos hemos acostumbrado)

Y tú, ¿qué opinas? Puedes dejar un comentario si quieres.

Bibliografía recomendada:

  • 21 lecciones para el siglo XXI, de Yuval Noah Harari.

4 comentarios en “Inteligencia artificial

  1. Hola Josep muy interesante,,lo que dices de hecho hay una película,que ya conoceras ,,termineitor total,,que relata muy bien el tema de las máquinas,,el problema ssera en laautonomía suficiente de dichas maquinas,,,que al depender de ellas,, cualquier fallo será desastroso,,por no mencionar la revelación de dichas maquinas,,con autonomía suficiente,,,para romper con la raza humana,,pero eso es ficción y poco probable,,lo que está claro,,que el capitalismo,,siempre traerá,,clases sociales..pobre,,,y rico,,,un saludo,,,alex

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario, Álex. Sí, he visto la película pero hace tiempo y quizás la tendría que volver a ver. Si, estoy de acuerdo con que el capitalismo -y cualquier forma de explotación, que a lo mejor puede venir disfrazada con otros nombres- siempre traerá esas diferencias. Deberíamos tener una visión más amplia, más a largo plazo de las consecuencias para todos de esas desigualdades, de que incluso la riqueza o el poder excesivos y egoístas de unos pocos también está amenazado por esas injusticias. Por ejemplo, el calentamiento global, en mayor o menor medida nos afecta a todos, sin excepción.

      Me gusta

  2. Interesante el tema.Realmente con el avance de las IA podrían haber grandes beneficios para las personas pero también podría ser una forma de control mejor a la gente y habría posiblemente mas desigualdades entre la elite y el resto de gente o incluso de perder nuestras habilidades y deshumanizarnos .Gracias por el articulo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s