¿Nos centramos en las causas o en las soluciones?

Centrarnos en las causas, en los “por qués”, a menudo nos lleva a dar vueltas y más vueltas en torno al problema y a obsesionarnos. Focalizarnos en las soluciones, por el contrario, suele ser la manera más eficaz de obtener cambios significativos.

En este capítulo, analizamos el modelo de Terapia Centrada en Soluciones, de Steve de Shazer, con un resumen de sus postulados básicos:

  • La psicología, en su afán de clasificar, tiende a estandarizar en exceso lo correcto y lo incorrecto, lo sano y lo patológico sin tener en cuenta que hay muchas formas de ser y de vivir y que cada persona es, además. única e irrepetible.

Por ejemplo, la homosexualidad: hasta los años 70 figuró en los manuales de psiquiatría como un trastorno mental. Y todavía hay algunas personas que la consideran como una anomalía.

  • Las personas solemos tener problemas cuando nos enfrentamos a crisis o cambios inesperados en nuestra vida al poner en marcha intentos de solución que no funcionan y mantenerlos a pesar de su ineficacia.

Pueden ser situaciones inesperadas como una enfermedad, la pérdida de trabajo, la muerte de algún ser querido, conflictos con nuestra pareja, etc. O algo, más vinculado al ciclo vital: la emancipación de los hijos, la jubilación, etc.

Por ejemplo, ante la pérdida de un ser querido nos aislamos de nuestras amistades para contener la pena y evitar el esfuerzo de socializar en estos momentos difíciles. Y, a pesar de que de esa manera estamos cada vez más deprimidos y tristes (nuestra “solución” no funciona para que nos sintamos mejor), nos resistimos a cambiar de actitud.

  • En un momento u otro todos tenemos dificultades, eso es inevitable. Pero si las gestionamos mal, podemos convertirlas en un problema que se perpetúe en el tiempo.

Nadie se libra completamente de los problemas, ni siquiera los más ricos y poderosos.

Las soluciones que ponemos en práctica, no siempre dan resultado. Es más, algunas pueden incluso agravar el problema: parece que lo solucionan a corto plazo, pero luego empeora.

Por ejemplo, una persona celosa que con sus constantes intentos de controlar a su pareja, termina provocando la ruptura.

  • En algunas teorías psicológicas –por ejemplo, en el psicoanálisis- se tiende a pensar que, si un problema tiene una causa en el pasado, sólo se resolverá si arreglamos ésta. Pero, para resolver un problema tan sólo necesitamos establecer unos objetivos y ponernos a trabajar para conseguirlos a partir de los recursos que tengamos. Y una vez cambiado lo que nos preocupaba, el pasado dejará seguramente de importarnos tanto.

Además, conocer las causas, aparte de ser algunas veces muy complejo (para cada trastorno psicológico suele haber un montón de teorías explicativas), no necesariamente ayuda a cambiar nada, como así lo demuestran algunos tratamientos de corte más clásico que se pueden prolongar, incluso, durante años y, a veces, sin un resultado práctico concreto.

Sin acción, no suele haber cambios significativos. Si, por ejemplo, quieres dejar de fumar, conocer el motivo por el que fumas no te va a ayudar, o no va te va a ayudar lo suficiente, para superar la adicción. Tendrás que poner en marcha un plan para conseguirlo. Y una vez conseguido, ¿importan tanto las causas? En la mayoría de los casos, no.

  • Para resolver un problema, no se necesita saber mucho del pasado ni siquiera del problema en sí, excepto qué es lo que lo mantiene en el presente para poder diseñar los cambios necesarios.

Por ejemplo, a una persona con fobia social la ayuda a mantener su problema la evitación de interacciones sociales. Uno de los objetivos será, pues, afrontar -en lugar de evitar – aquello que teme. Y en el caso de un fumador, lo mantiene -como es obvio- seguir fumando. Conocer la causa u origen de tales problemas -suponiendo que esto sea posible- podrá ayudar a entender y, a lo mejor, a prevenir futuros errores pero es poco probable que por sí solo cambie nada del presente.

  • Un cambio mínimo puede generar una diferencia significativa.

Dice un proverbio chino que “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. Es una metáfora del hecho de que pequeñas variaciones en un punto dado, pueden producir alteraciones imprevisibles y de considerable magnitud en el conjunto del sistema.

Por ejemplo, una pequeña variación de unos pocos grados en la trayectoria inicial de un avión, puede llevarle a un destino totalmente diferente. Y en el plano personal, un pequeño cambio de actitud o de rutina puede llevar a una cadena de cambios significativos.

Por el contrario, si se repite siempre la misma secuencia de hechos, no variará nada, nunca.  En otras palabras: si haces siempre lo mismo, no esperes resultados diferentes.

SUGERENCIAS DE TRABAJO:

  • Para determinar objetivos de cambio en tu vida, imagina que esta noche, mientras estás durmiendo, sucede un milagro y al despertar te das cuenta de que todos tus problemas y preocupaciones se han resuelto. Y luego pregúntate: ¿Qué cosas notarías diferentes en tu vida?, ¿Qué te haría pensar que el milagro se ha producido? Procura ser lo más concreto posible. No digas, por ejemplo, “me sentiría más feliz” sino “estaría haciendo esto o lo otro”, etc.
  • Para ser consciente de tus recursos y de lo que funciona en tu manera de enfrentarte a las dificultades y potenciarlo, pregúntate: ¿Cuál de estas cosas que se producirían si se realizara el milagro, alguna vez ya han sucedido en mi vida, aunque sólo sea un poquito? Por ejemplo, aunque te resulte difícil decir “no” y poner límites: ¿Cuándo has sido capaz de hacerlo a pesar de todo?  O si a menudo te dejas llevar por la ira: ¿En qué momentos has sido capaz de controlarla? Fíjate bien en esas “excepciones” a tu problema y procura darte cuenta de cómo conseguiste estos resultados más positivos (¿qué marcó la diferencia?). A partir de ahí, puedes aprender muchas cosas.

3 comentarios en “¿Nos centramos en las causas o en las soluciones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s