Esto también pasará

Esta vez, voy a presentaros un resumen personal del libro Alegría, de Álex Rovira y Francesc Miralles. Contiene reflexiones muy interesantes y jugosas, como veréis, con algunas propuestas de trabajo que os sugiero realizar (no sólo leer) y que, luego, podrías compartir si lo deseáis en este blog.

Tanto en momentos difíciles, como este que estamos viviendo, como cuando nos entregamos a un exceso de optimismo, deberíamos pensar “esto también pasará”.

Alude al cuento popular de “El anillo del rey”: érase una vez un rey con grandes altibajos emocionales, al que uno de los sabios de su corte, le grabó esta famosa frase en su anillo para que la recordara tanto en momentos de euforia como de depresión.

El sentimiento de alegría nos da información valiosa de lo que es placentero para nosotros.

Propuesta de trabajo: 1) Pregúntate: ¿qué actividades, personas, lugares, etc. me hacen sentir bien? ¿Y cuáles me hacen sentir mal y me roban la energía?    2) Procura potenciar los primeros y reducir los segundos.

Propuesta de trabajo: 1) Elige unos cuantos recuerdos especialmente agradables o placenteros   2) Recréalos en tu imaginación, sobre todo en momentos difíciles.

Nos contagiamos fácilmente de las emociones de las personas más cercanas. Jim Rohn (empresario estadounidense y orador motivacional) llegó a afirmar que somos la media (de felicidad o infelicidad) de las cinco personas con las que pasamos más tiempo.

Si hacemos “como si” (fuéramos las personas que nos gustaría ser) acabaremos siendo realmente como ellas.

Con la actitud apropiada, podemos dar la vuelta a casi todas las situaciones.

Viktor Frankl (psiquiatra austríaco y superviviente de los campos de exterminio nazis): Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino— para decidir su propio camino”

Balzac: “Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”

Marcel Proust: «La verdadera felicidad no consiste en encontrar nuevas tierras, sino en ver con otros ojos».

Dicho popular: “Ten cuidado con cómo miras el mundo, porque el mundo será como lo mires”

Propuesta de trabajo: 1) Anota una situación a la que crees que no respondiste de forma adecuada   2) Reescribe esa historia con la actitud que te hubiera gustado tener.

Propuesta de trabajo: 1) Revisa las creencias que rigen tu vida   2) ¿Cuáles te ayudan a avanzar y cuáles te frenan?    3) Sustituye las que te frenan por otras más positivas, que potencien más tu bienestar y el logro de tus objetivos.

Pregúntate: ¿Cuáles han sido los grandes maestros de tu vida? Trata de resumir lo que te enseñaron.

Pregúntate:   1) ¿Qué cosas deseaste aprender de pequeño/a y nunca llegaste a hacer?   2) ¿Alguno de estos deseos sigue vivo en tu corazón?   3) Elabora un plan para llevarlo a la práctica.

Sri Aurobindo (maestro de yoga y filósofo indio): “Aprende como si fueras a vivir para siempre, pero vive como si fueras a morir mañana”

En la naturaleza nos sentimos bien porqué nos hace contactar con lo esencial de la vida. Y porqué biológicamente estamos hechos para vivir en un entorno natural, no artificial.

Henry David Thoreau (escritor y filósofo estadounidense nacido en 1817) decidió dejar la ciudad e irse a vivir a una cabaña solitaria en medio del bosque durante más de dos años para reencontrarse consigo mismo y con lo esencial de la vida. Plasmó su experiencia en su libro “Walden”.

Al mover nuestro cuerpo (paseando, haciendo ejercicio físico) movemos también las ideas. Muchos grandes filósofos de la historia fueron también grandes paseantes.

Tendemos a despreciar los placeres sencillos y todo aquello que es fácil de obtener.

Con frecuencia, cometemos el error de creer que la felicidad nos llegará en un futuro, una vez que hayamos logrado alguna meta concreta, conseguido poseer algo, etc. Y en el proceso, perdemos la alegría de las pequeñas cosas.

Pearl S. Buck: “muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras esperan la gran felicidad”

Fábula de la rana hervida a fuego lento: si una rana es arrojada de repente a un balde de agua hirviendo, saltará afuera; pero si le van calentando el agua gradualmente, se irá acostumbrando a la cambiante temperatura del agua y morirá hervida sin darse cuenta. Conclusión: acabamos asumiendo muchas cosas perjudiciales para nosotros sin oponer apenas resistencia si se nos imponen de forma gradual.

Algunas de las cargas que nos impiden ser felices: pensamientos negativos, creencias tóxicas, relaciones malsanas, deseos artificiales (consumismo) y la pereza o resignación (temor a salir de nuestra zona de comodidad) que nos lleva a vivir una vida gris, sin ilusiones.

Arthur Schopenhauer: «el azar reparte las cartas, pero nosotros las jugamos»

Tenemos ciertamente responsabilidad sobre lo que ocurre en nuestras vidas, pero la idea de que podemos crear la realidad (y adaptarla totalmente a nuestros deseos) es un delirio narcisista muy peligroso.

Aristóteles: “El veneno está en la dosis”. Ni resignarnos a todos los avatares de la vida, ni tampoco entrar en delirios de omnipotencia.

Ser conscientes de lo que necesitamos, saber pedirlo y saber dárnoslo a nosotros mismos es uno de los fundamentos de la alegría. E igual de importante es dejarnos llevar por la corriente de la vida cuando es necesario o inevitable.

Es esencial ver los problemas con suficiente perspectiva para afrontarlos desde la paz interior y la lucidez, y no desde la agitación.

Cuando tenemos un problema, a veces nos ayuda salir de nosotros mismos y ofrecer apoyo o consuelo a otros.

Oración de Teresa de Calcuta: “Cuando tenga un disgusto, preséntame a alguien que necesite consuelo, etc.”

La intimidad y el amor, son elementos esenciales para encontrarle sentido a nuestras vidas.

El filósofo Bertrand Russell decía que muy pocas personas saben ser felices en soledad, a no ser que sean místicos o ermitaños.

Vivir una vida con sentido ayuda también a morir más serenamente.

Leonardo da Vinci: «Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte».

En un mundo tan lleno de desgracias (algunas evitables y otras inevitables), de dolor, enfermedades, conflictos, lucha, pobreza y desigualdades, el hombre o la mujer que quiera ser feliz tiene que encontrar maneras de hacer frente a las múltiples causas de infelicidad que asedian a todo individuo.

Bibliografía:

  • Álex Rovira y Francesc Miralles: Alegría. Zenith, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s